top of page

Panamá ya tiene Ley de Educación Sexual

27 niñas menores de edad quedan embarazadas cada día en Panamá. Esta cifra promedio, que puede ser mucho más alta ya que solo incluye información oficial del Ministerio de Salud (Minsa), excede por mucho el promedio mundial de embarazos de menores de edad. De igual manera es preocupante que las denuncias por delitos de abuso sexual se han incrementado en los últimos años y las infecciones de transmisión sexual siguen siendo un problema grave en algunas áreas del país.


Existen diversas opiniones sobre qué se puede hacer para resolver estos tres problemas que tienen consecuencias a nivel individual y de país. Una de las propuestas más discutidas es la educación sexual. La bibliografía del impacto de la educación es extensa. Sin embargo, existe suficiente evidencia para comprobar que la educación sexual da buenos resultados siempre y cuando sea de buena calidad.


En Panamá, la mayoría de los colegios no enseñan educación sexual. Y en la mayoría de los hogares tampoco se enseña. Según investigaciones del Instituto Gorgas, la mayoría de los niños y adolescentes aprenden sobre embarazo precoz, infecciones de transmisión sexual y abuso sexual por su cuenta o a través de amigos. Nuestros niños han tenido un vacío en cuanto a educación sexual y el internet y la televisión han estado llenado ese hueco sin supervisión. La educación sexual parece una sencilla solución a estos problemas; sin embargo, lograr que se enseñe educación sexual de calidad es todo un reto.


En Panamá, al igual que en muchos otros países, se ha visto una fuerte discusión sobre la enseñanza de la educación sexual. Miles han marchado y protestado para evitar su enseñanza temiendo intromisión en la familia, cambios en valores, nuevas ideas y demás. Por otra parte, hay quienes han protestado para que se enseñe, argumentando que hay que combatir la ignorancia en los niños, niñas y adolescentes. Lastimosamente en ocasiones la discusión se ha convertido ideológica y política entre progresistas y conservadores. Dejando a un lado a quiénes más necesitan apoyo: los niños, niñas y adolescentes.


No obstante, ningún panameño puede sentirse contento u orgulloso con la realidad. Ningún panameño, independientemente de la religión, ideología política o creencias que tenga, puede estar en desacuerdo en que algo hay que hacer al respecto. Estos problemas afectan el presente y futuro de personas, familias y del país, al contribuir a la generación de pobreza, creciente desigualdad, inseguridad, problemas de salud física y mental, problemas educativos y más. Nadie debe ser indiferente ante esta cruel realidad.


Entre tantas noticias negativas y pesimistas es valioso reconocer los momentos en donde los panameños ponemos nuestras diferencias a un lado, trabajamos en equipo y resolvemos problemas. El 31 de mayo del 2022 se aprobó la Ley 302, la Ley de Educación Sexual de Panamá. Luego de varios años de luchas, manifestaciones y protestas, finalmente Panamá ya cuenta con una ley de educación sexual. Esta ley busca que se enseñe educación sexual en todos los centros oficiales y particulares, albergues, centros de salud, casa hogares y centros penitenciarios para menores.


La enseñanza, que será estrictamente científica, se enfocará en enseñar temas básicos pero esenciales como, por ejemplo: a conocer y respetar su cuerpo, respetar el cuerpo de los demás, las consecuencias de un embarazo precoz y cómo prevenirlo, las infecciones de transmisión sexual y cómo prevenirlas, a identificar un delito sexual y saber cómo denunciarlo, y más. Los docentes deberán ser capacitados como mínimo 40 horas por el personal de salud y los resultados serán evaluados y publicados para mejorar el programa año tras año. A los acudientes se les notificará los temas a tratar y las fechas de los mismos. Y se hará un esfuerzo particular en las áreas comarcales para adaptar el material a las lenguas de los pueblos originarios y capacitar a los líderes comarcales. La ley incluye mucho más, no es perfecta, pero es un avance en la dirección correcta.


Como proponente, quiero agradecer a todas las personas, organizaciones e instituciones que participaron en el impulso de esta causa en el pasado y en el presente. Panameños que históricamente se habían posesionado en lados opuestos en esta discusión lograron puntos comunes y consensos. Es inevitable pensar en lo que pudiésemos hacer por la patria con un poco más de conciencia y empatía. Ya no debe haber excusa para no guiar a los niños, niñas y adolescentes a tener una sexualidad segura. Espero que esta nueva ley no quede en letra muerta como muchas otras. Ahora le toca al Ministerio de Educación hacer su parte.


-Gabriel Silva}

Publicado en La Prensa el 23 de noviembre de 2022

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La Política del Amor

Le pedí a ChatGPT que defina política en una palabra. Me dio un listado de 20 opciones: poder, gobernanza, ideología, autoridad, conflicto, soberanía y muchas más. Todas importantes y válidas, pero ni

Las empresas que hacen más que solo dinero

¿Qué tienen en común empresas como Patagonia, Ben & Jerry’s, Hootsuite, Etsy y Change.org? Además de ser empresas multimillonarias, son también clasificadas como empresas de beneficio e interés colect

Comments


bottom of page